Cáceres epicentro del arte contemporáneo hero asset

01/10/2021

CÁCERES, EPICENTRO DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

El nuevo Museo Helga de Alvear, inaugurado este año, es ya visita obligada para los amantes del arte contemporáneo internacional.
        Imagen del Museo Helga de Alvear
La galerista y coleccionista alemana Helga de Alvear (Kirn, Alemania, 1936) ha desarrollado su carrera profesional internacional en España. En el año 2006, la Fundación Helga de Alvear, bajo la cual se gestiona el Museo de Arte Contemporáneo de Cáceres, abrió por primera vez sus puertas, como respuesta al deseo de la galerista por compartir su colección con la sociedad y al interés de varias instituciones públicas extremeñas de dotar a la ciudad con un centro para la investigación, difusión y educación en el campo de la creación visual contemporánea. El museo ha sido ampliado en febrero de 2021, con la inauguración del nuevo museo de arte contemporáneo Helga de Alvear. Para Helga de Alvear “el arte es un derecho y una necesidad” y el nuevo museo permite cumplir su sueño: acercar el arte del presente a la sociedad actual y a las generaciones venideras.

Pensado para el arte

El arquitecto Emilio Tuñón es el responsable del proyecto de arquitectura para la construcción del edificio de nueva planta que completa los espacios actuales de la llamada Casa Grande, edificio modernista concluido en 1910, que también forma parte del complejo expositivo. El nuevo edificio no sólo supone la ampliación del área de exposición del Centro de Artes Visuales Fundación Helga de Alvear destinada a la Colección Helga de Alvear y dotarla de auditorio, sino que además permite la reordenación de los espacios de la Casa Grande, albergando el área administrativa y convirtiendo a algunos de sus espacios actuales en salas de exposiciones temporales, centro de documentación y área de servicios educativos. Como parte central del proyecto, un recorrido público peatonal, reordena urbanísticamente la zona poniendo en comunicación el casco histórico con la zona nueva de la ciudad. En total, la superficie construida alcanza los 8.000 m2. El nuevo edificio recibió el pasado año el Premio Architecture MasterPrize en la categoría de edificio cultural. En el 2021, ha sido galardonado en la 15ª edición de Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo.
        Imagen del Museo Helga de Alvear

Visita obligada

La exposición inaugural que ocupa el nuevo edificio desvela el carácter de la Colección Helga de Alvear, pone de manifiesto la vocación del Museo por facilitar una pluralidad de experiencias en torno al hecho artístico. La muestra se distribuye en cuatro plantas, sumando cerca de 3000m2 de espacio expositivo y, sobre todo, brinda la posibilidad de explorar en primera persona esculturas e instalaciones de gran formato, así como pinturas, fotografías, dibujos y videoinstalaciones de más de 100 artistas diferentes. Artistas procedentes de 26 países diferentes, con una presencia mayoritaria de artistas españoles (cerca de un tercio), estadounidenses y europeos, pero también con poderosas muestras del arte procedente de otras partes del globo -desde Vietnam, Venezuela, Sudáfrica o Corea del Sur, hasta Hungría, Brasil o Suiza- generan nuevas constelaciones en el siempre cambiante firmamento de la actualidad.

Un símbolo para la ciudad

La obra Descending Light (2007), realizada por el artista y activista chino Ai Weiwei, quien recientemente ha visitado el museo, es la encargada de dar la bienvenida a los visitantes de la exposición. Weiwei convierte la lámpara candelabro, común en los edificios institucionales de todo el país, en símbolo del lujo de las élites. Así, crea una metáfora de la China contemporánea. Al mostrarla sobre el suelo, nos transmite un claro mensaje político. Pese al éxito material que ha producido el auge económico chino de los últimos años, el aparato de poder comunista debe derrumbarse para que exista una verdadera democracia que respete los derechos humanos. La carga estética y política de la obra hizo que Helga de Alvear la incorporara a su colección en 2007. Ahora, 14 años después, sigue atrayendo nuevas miradas desde su nuevo hogar en Cáceres.
        Imagen del Museo Helga de Alvear