Dulces Madrid hero asset

03 /05 / 2017

DULCES CON MÁS DE UN SIGLO EN MADRID

La oferta gastronómica goza en la actualidad de una vitalidad envidiable. No son pocos los nuevos restaurantes y establecimientos que abren sus puertas en barrios de moda de grandes ciudades y de pequeñas.

Pero existen todavía tesoros del pasado que han sabido mantener el tipo y renovar su oferta convirtiéndose en grandes templos de culto. Ese es el caso de La Duquesita, la emblemática pastelería que abrió sus puertas en 1914 en el centro de Madrid y ahora lidera la tendencia pastelera.
Desde sus primeros días La Duquesita ha sido una perfecta aliada de calidad y tradición, viendo pasar a través de sus escaparates el S.XX y endulzando la vida de los madrileños del barrio de Chueca.
Con sede en la calle Fernando VI, el establecimiento pasó en los años 30 a pertenecer a Romualdo Santamaría, a quien le sucedió su hijo y más tarde su nieto. Una tradición familiar encargada de preservar los mejores secretos y sabores: los preciado macarrons de frambuesa, fruta de la pasión, chocolate y yuzu o las conocidas pastas de té caramelizadas y tejas.
En un ejercicio por conservar la mejor tradición pastelera y proyectarla hacia el futuro La Duquesita vive en 2015 un cambio importante. Oriol Balaguer, uno de los mejores reposteros del mundo, coge los mandos del mítico local y lo convierte en epicentro mundial de gastronomía dulce en Madrid.
El nuevo concepto de pastelería-bombonería cuida y mantiene el estándar de calidad con el que abría en 1914. Balaguer, con premios tan importantes como Mejor Pastelero –Repostero 2008 o Mejor Postre del Mundo 2001, es la media naranja de este local que sigue endulzando las calles de Madrid y conquistando papilas gustativas de sus vecinos y curiosos.