El verdadero cuento chino hero asset

04/07/2018

EL VERDADERO CUENTO CHINO

El que fuera el primer restaurante chino de Madrid, afronta nueva etapa reconvertido en El Buda Feliz 1974, en homenaje al año de su fundación. Renovado por completo, su interiorismo ha corrido a cargo del estudio Lavela, responsable de una auténtica recreación a lo Shangri-La, donde los puntos fuertes son sus plantas, estampados exóticos, calidez en la iluminación y un toque de modernidad al que no estábamos acostumbrados en el mítico restaurante chino de Tudescos.
Esta estética glamourosa recorre sus dos plantas: a pie de calle, la barra, y en la planta superior, la sala propiamente dicha donde ya no queda rastro de dragones ni columnas de templos chinos. Otro de los responsables de esta transformación es el famoso chef pequinés Yong Ping Zang, alias Julio, propietario de Lamian y de Soy Kitchen, restaurantes que revolucionaron en la capital el concepto de restaurante chino popular.
El Buda Feliz 1974 ha sido renovado por completo por el estudio Lavela
Es él quien actualmente asesora la oferta gastronómica de El Buda Feliz 1974 (también nuevo nombre, con el año añadido) en esta etapa que rompe moldes y sorprende, además, por su relación calidad-precio.
En la amplia carta, con opciones para todos los gustos, se incluyen dos menús de 25 euros y 35 euros, ambos para dos personas como mínimo. Carta de vinos sin relevancia, aunque con unos cuantos generosos y ciertas referencias de tintos clásicos interesantes.
El Buda Feliz 1974 ha sido renovado por completo por el estudio Lavela
“El Buda Feliz abres sus puertas por primera vez en España convirtiéndose en el restaurante chino más antiguo de Madrid. Reabrimos con una propuesta original y auténtica. Tras 43 años de experiencias ahora destacamos por el contraste de sabores, olores y colores de nuestros platos.
Vas a encontrar recetas auténticas que ya hacían nuestras abuelas en China, sabores originales y alimentos típicos de nuestra cultura gastronómica”. Queda poco más que añadir si aún no has probado, ni en su antigua ni en su nueva etapa, uno de los tesoros gastronómicos de Madrid.
El Buda Feliz 1974 ha sido renovado por completo por el estudio Lavela