Clutch hero asset

28/05/2014

ÉRASE UNA VEZ, UN CLUTCH

Parecía imposible que una marca de bolsos de mano concebidos en la actualidad pudiera llegar a epatar tanto o más que Olympia – Le Tan. El chicismo desbordado, la frescura y, sobre todo, la imaginación desbordada hacen que los clutchs de Edie Parker brillen con luz propia en sus miles de matices.

Todo comenzó cuando Brett Heyman, director creativo de la marca –y anterior relaciones públicas de firmas como Gucci, Giorgio Armani o Dolce & Gabbana–, dejó volar su afición por coleccionar bolsos acrílicos, accesorio muy utilizado por mujeres de la socialité en eventos y fiestas de los años ‘50 – ’60, joyas cotizadas y difíciles de encontrar en anticuarios y mercadillos vintage.
Fue así, ante la dificultad y escasez de materia, como a la diseñadora le surgió la idea de confeccionarlos ella misma y hacer de este accesorio un objeto tan deseable y exquisito como en los tiempos de antaño.
Rectangulares, cubiculares, de líneas elegantes… pero sobre todo únicos en su especie. Al igual que en aquellos años, el clutch en acrílico se ha revalorizado gracias a esta marca y convertido en una especie cotizada y única, un auténtico capricho.
El proceso de creatividad de Edie Parker tiene lugar en Nueva York desde el año 2010, sus materiales provienen de New Jersey y el proceso de fabricación se lleva a cabo en Chicago.
Siluetas slim, paletas en tecnicolor y ornamentaciones cargadas de dramatismo. Estos objetos rinden un consabido homenaje a un periodo de liderazgo americano en el mundo del diseño donde las vidas de artesanos estaban centradas en conseguir resultados únicos y para sus clientes.