Four Seasons Atenas hero asset

21/06/2019

FOUR SEASONS ATENAS

A medio camino entre la Grecia clásica y las más moderna, Astir Palace Four Seasons, es una oda al hedonismo. Recientemente ha sido noticia por reabrir sus puertas ubicado a solo diez km de Atenas, derrochando glamour en una de las zonas costeras más exclusivas, conocida como la Riviera ateniense.

  

  
    Imagen del hotel Four Seasons Atenas
Entre puertos deportivos y clubes de ocio, se alza una histórica propiedad escogida en sus vacaciones por Brigitte Bardot, Frank Sinatra, Lady Gaga o Barack Obama, hasta que cerró hace dos años. Ahora, totalmente renovado y bajo el sello de Four Seasons, que desembarca en Grecia con este proyecto, el icónico establecimiento construido en la década de los sesenta vuelve a recibir huéspedes, convirtiendo Atenas en un serio rival de Mónaco, Capri o la Costa Azul en lo que a vacaciones con estilo se refiere.
Con 300 habitaciones, el hotel se enmarca en una propiedad de 30 hectáreas a la orilla del mar, a solo 30 minutos del centro de la ciudad y del aeropuerto internacional de Atenas por lo que se convierte en una opción ideal para quienes busquen conjugar diversión, arte, cultura y descanso frente al mar en uno de los destinos más románticos del mundo.
A medio camino entre un resort en una paradisíaca isla y un exquisito hotel urbano, y en una ubicación que respira arte en cada rincón, el Astir Palace ofrece una colección de más de 2.000 piezas, en su mayoría de artistas griegos contemporáneos. Incluso cuenta con una tienda del Museo Benaki dentro de sus instalaciones.

  

  
    Imagen del hotel Four Seasons Atenas
Este majestuoso hotel se extiende a lo largo de dos edificios y varios bungalows de lujo. Así, en Arion, caracterizado por una arquitectura moderna y un diseño con toques retro, los huéspedes encontraran habitaciones y suites amplias y luminosas, así como cuatro restaurantes, piscina cubierta y spa.
Por su parte, el área denominada Nafsika está marcada por la vista del azul del mar Egeo, al que miran todas sus habitaciones –algunas de las cuales cuentan con su propia piscina privada- y engloba otros cuatro restaurantes, además de un centro de fitness y boutiques de lujo.
Por otro lado, los visitantes encontrarán tres playas privadas unidas por un paseo de 300 m a los que se unen tres piscinas –una infinity pool, una cubierta y otra especialmente diseñada para familias-, cinco pistas de tenis, cancha de baloncesto y un campo de golf. También ofrece actividades acuáticas que van desde el windsurf al kayak.