La clemenza di Tito hero asset

31/01/2020

LA CLEMENZA DI TITO

La ópera de Mozart en el Liceu.

  

  
    Imagen de la ópera La clemenza di Tito
En 1791 Mozart recibe el encargo de escribir una ópera que festejara la coronación de Leopoldo II como rey de Bohemia. El compositor tuvo entonces que interrumpir los trabajos en los que se encontraba inmerso (“La flauta mágica” y del “Réquiem”), para concentrarse en esta obra.
El argumento de “La clemenza di Tito” recoge pasión amorosa y los odios que marcan la compleja relación entre Vitellia y Sesto, con la figura central del emperador Tito como vértice de la trama. La historia se desarrolla en la antigua Roma. Vitellia odia al emperador romano Tito porque no la ha elegido como esposa. Tito quiere casarse con la hermana de su amigo Sesto, Servilia. Pero Sesto pretende a Vitellia, la que le jura su amor a cambio de la muerte de Tito. Entonces Servilia rechaza a Tito y en consecuencia se esfuerza en conquistar a Vitellia.
Pero el atentado ya ha sido encargado y al final fracasa. Vitellia confiesa haber sido la iniciadora, Sesto es condenado a muerte. En un profundo conflicto entre amistad y razones estatales, Tito es consciente de esta problemática, en la que todos los gobernantes se encuentran alguna vez. Él se decide por otorgar clemencia e indulta a Sesto y a Vitellia.

  

  
    Imagen de la ópera La clemenza di Tito
Con “La clemenza di Tito”, Mozart se rinde a las convenciones de la ópera seria, el estilo noble de la ópera italiana que predominaba en Europa aproximadamente entre los años 1720 y 1770 y competía con su “enemiga”, la ópera bufa, el subgénero cómico sobre el cual la comedia del arte y su tendencia a la improvisación ejercieron una gran influencia.
Estrenada en Praga, la última ópera del catálogo mozartiano (Mozart murió ese mismo año, el 5 de diciembre de 1791), es una revisitación de este género serio, en el contexto de un drama ambientado en la Roma del siglo I d. C.
“La clemenza di Tito” regresa este año al Liceu (de febrero a abril), bajo las órdenes del gran director escénico David McVicar, que dirige un espectáculo estrenado en el Festival de Aix-en-Provence en 2011 y con un reparto integrado por especialistas en el canto mozartiano, entre las que destacan las voces de Carmela Remigio y Myrtò Papatanasiu.