Ruta chiringuitos hero asset

26 /08 / 2016

LA RUTA DE LOS CHIRINGUITOS

Porque no hay verano sin playa, no hay verano sin chiringuito.

Esa manera tan sabia en la que España se aglutinan las mejores cervezas, aperitivos, sonrisas y agazapados en algunos de los más bellos rincones de nuestro litoral, el chiringuito es un modo de vida en sí mismo.
Una filosofía con ejemplos tan extraordinarios y escondidos como estos. El Blue Bar en Formentera parece una escena de David Lynch en su día playero. Ubicado en la playa de Migjorn son conocidos sus cócteles, conciertos al atardecer a escasos metros del mar y su ambiente chill out.
En su isla hermana, Ibiza, el chiringuito El Bigotes es uno de los mejores secretos guardados de la isla. Está ubicado en el camino de Cala Boix a Cala Mastella, un pequeño rincón entre bosque de pino mediterráneo con una carta plagada de producto de temporada de alta calidad.
En la costa catalana, más concretamente en Bagur, se encuentra Toc al Mar, un chiriginguito para degustar cocina de la zona. El requesón de ullastret y anchoas, mejillones al horno de leña o sardinas a las brasas de encina son un viaje a las profundidades del mediterráneo. En la costa levantina existe otro de los secretos mejores guardados, en la población de Altea. El chiringuito El Cranc, una estructura de madera y paja sobre la arena, es un centro internacional y sabiduría de los arroces de la zona.