Las bondades del Shinrin Yoku hero asset

19/06/2020

LAS BONDADES DEL SHINRIN-YOKU

La práctica japonesa de Shinrin-Yoku, o baño en el bosque, refiere el acto simple y terapéutico de pasar tiempo en la naturaleza.
Entrar en contacto con la naturaleza es una de las mejores cosas que una persona puede hacer para para su bienestar físico y mental. Por eso, el baño forestal o Shinrin-Yoku se ha convertido en una parte vital de la atención médica preventiva en Japón. Diferentes estudios realizados en este país concluyen que esta experiencia mejora la calidad del sueño, el estado de ánimo y la capacidad de concentración. Además, el Shinrin-Yoku reduce los niveles de estrés, un estado de agotamiento mental que aumenta el riesgo de sufrir episodios de ansiedad, depresión e insomnio, entre otros. El estrés también contribuye a la aparición de problemas fisiológicos, como presión arterial alta, tensión muscular y debilidad inmunitaria. Por otro lado, pasar tiempo en la naturaleza, lejos de la tecnología y las grandes ciudades puede mejorar la salud física y mental al reducir los efectos del estrés en su cuerpo. El baño forestal prescrito en Japón ha llevado a un estilo de vida más saludable para personas de todas las edades.

  

  
    Imagen de un bosque

Historia del Shinrin-Yoku

El baño forestal se utiliza como práctica medicinal en Japón desde los años 80. En esa década el gobierno comenzó a notar los efectos adversos del auge tecnológico en los habitantes de las ciudades japonesas, como depresión, falta de concentración, dolores y molestias. Con el paso del tiempo, estos problemas de salud no sólo han aumentado, sino que se han extendido por todo el mundo. Resulta muy difícil relajarse en las ciudades, lugares con una alta densidad de población, donde el ruido, el tráfico y el estrés laboral alcanzan niveles muy elevados. Además, el exceso de construcción reduce los espacios verdes en las urbes a algo anecdótico. Esta realidad hace que la importancia del baño forestal se vuelva cada vez más evidente. Estar en un bosque y prestar atención al entorno estimula los sentidos al mismo tiempo que ofrece un momento de paz.
El Dr. Qing Li, inmunólogo, director de la Sociedad Japonesa de Medicina Forestal y autor del libro El poder del bosque. Shinrin-Yoku (Ed. Roca), ha identificado en la sociedad un trastorno por déficit de la naturaleza. De acuerdo con sus estudios, este trastorno que favorece sentimientos negativos sobre la vida puede mejorar significativamente con solo unas pocas horas de baño forestal. Según explica la reseña de su libro “El poder del bosque es el antídoto contra nuestro desorden de déficit de naturaleza: simplemente un baño de bosque de una duración de entre 2 y 4 horas durante dos días seguidos puede hacer aumentar la actividad de nuestros glóbulos blancos en un 40% durante los próximos 30 días”.