Conquista del paladar japonés hero asset

26 /04 / 2011

LATINOAMÉRICA, A LA CONQUISTA DEL PALADAR JAPONÉS

La gastronomía latinoamericana refina su presentación y se fusiona con sabores europeos y asiáticos para conquistar el exigente paladar nipón en exclusivos restaurantes en Tokio. Con experiencia en los restaurantes del Grand Hyatt de Tokio, los colombianos Darío y Alfonso García ofrecen una propuesta original en su exclusivo restaurante "The chef's table": un menú que se ajusta al gusto y al capricho del cliente con los mejores productos disponibles en Japón.
Con un toque más internacional, pero sin perder sur raíces, la cocina de Darío García, que ha preparado platos recientemente en el Palacio Imperial japonés, ofrece por ejemplo una crema de verduras con plátano verde, la base de los "patacones" colombianos. También hay una oferta de variados platos que incluyen los granos latinoamericanos como el maíz o el cilantro, una yerba muy utilizada tanto en Sudamérica como en el Sudeste asiático, junto a carnes importadas de Nueva Zelanda o Australia o vieiras (conchas de abanico) españolas.
Es quizás el gran maestro Nobuyoki Matsuhisha, el chef japonés más famoso del mundo, quien llevó a los restaurantes exclusivos la comida de Perú, país en el que trabajó tres años, para después perfilar su estilo en Argentina, Alaska (EEUU), Francia, España o China. Su famoso restaurante "Nobu" de Tokio incluye platos peruanos como el famoso cebiche mixto al estilo Nobu o los tiraditos, otra variación de pescado crudo marinado con limón y una salsa de ají amarillo que podría ser la prima hermana del sashimi.
Si bien la gastronomía latinoamericana está ya en los restaurantes de lujo, en Japón abundan las propuestas para todos los bolsillos, especialmente a la hora del almuerzo.
Guías En las populares guías de ocio japonesas como Metrópolis o Hot Pepper aparecen decenas de restaurantes latinoamericanos, aunque la cocina más conocida entre los japoneses son principalmente churrasquerías brasileñas, una de las colonias de inmigrantes más importantes de Japón. Los nipones también encuentran interesante la comida mexicana y la "tex-mex" con sus tacos, burritos, nachos, enchiladas y chile con carne, así como las carnes argentinas con sus salsas de acompañamiento y las empanadas (masas horneadas rellenas con carne), además de la gastronomía peruana. A los japoneses les atraen principalmente los platos elaborados con carne en la comida latinoamericana, ya que ellos tienen en su gastronomía una increíble variedad de pescados y mariscos, según enfatiza el director ejecutivo de la escuela de alta cocina "Cordon Bleu" en Tokio, Bernard Anquetil. Para el chef francés, "toda la cocina del mundo está muy bien representada en Japón" y en el caso de la cocina latinoamericana es gracias a los pequeños restaurantes de los escasos matrimonios mixtos entre nipones y extranjeros, o por iniciativa de los inmigrantes afincados desde hace años.
Comida Tradicional Así, con casi una veintena de años en el negocio de la comida, el "Arco Iris" es uno de los restaurantes latinoamericanos más antiguos de Japón, que mantiene la comida tradicional de Perú. Con un precio medio de 1.200 yenes (unos 10,7 euros ó 14,5 dólares), este chiringuito sirve abundantes platos de lomo saltado (carne saltada con cebolla, tomate y patatas fritas), frijoles con seco (guiso de carne adobada con cilantro), además de cebiches y papa a la huancaína (salsa de ají). Antes este restaurante era casi exclusivamente el punto de reunión de los primeros trabajadores latinoamericanos de origen nipón que llegaron a Japón en la década de los 90, llamados "dekasegis", pero ahora es frecuentado por otro tipo de clientela.
Y es que los japoneses "al principio tenían miedo" de entrar en un lugar dominado por extranjeros, pero poco a poco comenzaron a frecuentar los restaurante latinoamericanos acompañados primero de un amigo de habla hispana o motivados por su interés por viajar al "nuevo continente", comenta el dueño del "Arco Iris", Hiro Arakaki, un argentino descendiente de japonés casado con una peruana. Ahora el reto de los restaurantes latinoamericanos es reconquistar a sus inmigrantes, cuyos hijos, tras veinte años en el archipiélago nipón, se han integrado mucho mejor en la sociedad y prefieren los "onigiri" (bocadillos de arroz) en vez de los platos que alimentaron a sus padres.