Less is more hero asset

22 /11 / 2017

LESS IS MORE

En los últimos tres años, el concepto minimal skincare parece haberse apoderado del mercado de cuidado.

Atrás quedaron esos días en los que poseer innumerables pociones mágicas y elixires faciales que prometían la belleza eterna era la norma en todo tocador (también el masculino, se nos viene a la mente aquella escena tan famosa del baño en American Psycho).
La industria beauty, en cuestiones de packaging y fórmulas, se está volviendo más transparente, natural y simple que nunca. En cierto modo, está volviendo al origen del que partió… la propia naturaleza. Y es que los últimos tiempos lideran una sutil obsesión por estructuras y productos puros y sin adulterar.
Firmas de última generación como los sueros totalmente naturales, de Alex Carro; los productos de cabello californianos de Reverie o las ofertas orgánicas de Sakhi Copenhagen lo ponen en evidencia.
Pero pocos toman tan en serio los esenciales de la belleza natural como la firma alemana para el cuidado de la piel como Less. "Es minimalista de principio a fin, no solo en envase y nombre", según palabras del propio fundador, David Scherf.
Fiel a su forma fundamental, Scherf se limita a solo tres productos: dos aceites faciales (uno para el día, de pieles grasas, y el otro para rostros más secos) y un barro marroquí milenario llamado Ghassoul. "El mantenimiento de una tez sana y equilibrada con el petróleo requiere poco más", argumenta el fundador.
A menudo, las compañías del cuidado de la piel hablan de marcas minimalistas, pero luego lanzan innumerables versiones ajustadas del mismo producto", explica Scherf. "En cambio, Less tiene como objetivo reducir nuestros regímenes de belleza a lo esencial y absoluto".
La lista de ingredientes de cada producto parte de ese sello minimalista. Los aditivos y conservantes innecesarios se evitan a favor de un lote selecto de cinco aceites vegetales crudos, derivados de granos de aguacate, cáñamo, jojoba, uva y albaricoque.
Aunque lo que cuenta es lo que hay adentro, el packaging ha sido tratado bajo esta misma premisa. Ideado por el propio Sherf (que también es consultor de marca), las cajas de color gris carbón están impresas con el logotipo: el símbolo del menos.
En su interior, las botellas de medicamentos contienen dos aceites faciales, y una bolsa gris refrescante básica con la arcilla. La ejecución de esta reducida gama de productos permite a Scherf posicionar su tienda en la línea de accesorios de belleza, en colaboración con diseñadores europeos de peso pesado como Vincent Van Duysen.
El arquitecto belga ha contribuido a la colección Less, que también cuenta con toallas de alta calidad, peines y una cuchara plateada de aspecto industrial para usar con la Ghassoul marroquí.
La idea es abrir un espacio para productos sostenibles y artesanales que pueden durar toda la vida. Y es que, en este caso, menos es (literalmente) más.