Love me do hero asset

26/02/2013

Love me do

Debería formar parte de la memoria colectiva, como acontecimiento anecdótico, el momento en que cualquier persona cae por vez primera en la Beatlemanía. Como una especie de nebulosa de recuerdo infantil llegan a la memoria esos días en los que creíste ser el único que custodiaba sus vinilos entre la colección de tus padres… hasta que de buenas a primeras caes en la cuenta de que forman parte de un valor histórico, frenético y universal.
Es precisamente ese sentimiento de memoria colectiva el que ha elevado la banda de Liverpool como fenómeno sociológico y mediático. Es difícil traer de vuelta esos años de mini faldas y flequillos espesos por mucho que el vintage se imponga en nuestro fondo de armario; sin embargo la Fundación Carlos de Amberes ha decidido hacer su propio periplo en la máquina del tiempo acogiendo la exposición “Beatlmanía, 50 años después”.
Con motivo del 50 aniversario del primer single de los de Liverpool, “Love me Do”, la muestra recoge una gran colección de fotografías, tapas de discos inéditos, ropa, instrumentos originales y una gran cantidad de objetos (como la primera batería Premier de Ringo Starr) pertenecientes a la iconografía de los cuatro magníficos que estarán en Madrid hasta el 3 de marzo.
Inspirado en el famoso Halcón Milenario, aquellos que se alojen en el hotel podrán ser partícipes de las misiones secretas personalizadas, chocarse de bruces por los pasillos de la nave estelar con personajes conocidos de la ficción y tomar parte en combates con los conocidos sables de luz verde.
Los huéspedes también podrán ser requeridos para “alistarse” en misiones secretas que tomen lugar “a bordo”, o “en el planeta”, el parque temático que queda muy cerca del hotel.
El sueño de millones de personas que verá completada su ejecución para escasos dos años cuenta además con servicios de hotel tradicional como zona de piscina, parque acuático o gimnasio.
Además de la estancia, el precio del alojamiento incluye dos desayunos tipo buffet, almuerzo y cena con espectáculo y el acceso al parque Disney World y Star Wars Land. Si algo será de obligado cumplimiento en el hotel serán las sorpresas, atención a los camareros y camareras del establecimiento, el desayuno o cena será servido por mayordomos robots.
Las ventanas de las habitaciones tendrán unas vistas privilegiadas, vistas a la galaxia.