Marxito hero asset

07/12/2018

MARXITO, TU NUEVA PARADA EN PARÍS

Un buen día, en algún lugar de Tokio... el chef francés Thierry Marx encontró una máquina para hacer dorayaki (tortitas japonesas rellenas con pasta de alubias rojas) y tuvo una visión sobre cambiar el concepto de comida rápida.
Fresca, deliciosa, sana, ética… incluso con un punto exótico. "Con ingredientes simples y buen valor añadido, es posible tener una experiencia tanto gastronómica como emocional", añade Marx sobre su proyecto.
Su visión se hizo realidad a finales de octubre con la apertura de Marxito en París, a un paso de la Avenue des Champs-Elysées. La versión del dorayaki del chef de dos estrellas Michelin es redonda, ligeramente más gruesa que una crepe y confeccionada a base de trigo sarraceno.
Sus rellenos, que cambian cada estación, van desde el "cielo de aguacate" (guacamole, cebollas rojas en escabeche, semillas de sésamo negras tostadas, salsa de jengibre y tofu) a "bola de fuego de pastrami" (con una sutil pátina de mostaza coreana) o "pepinillo de salmón rosado" (salmón tierno ahumado, lechuga super fresca, salsa miso y el crujido satisfactorio de los rábanos amarillos en escabeche).

  

  
    Imagen del restaurante Marxito en París
Su menú de almuerzo incluye un sándwich de marxito, una ensalada, una bebida y un postre: tortitas de harina de trigo rellenas con crema de chocolate o de matcha (su mermelada artesanal también está incluida en sus opciones de desayuno.)
Siempre que le es posible, Marx trabaja con pequeños productores locales, utilizando harina de trigo sarraceno de un molino tradicional en Bretaña o frutas y verduras de pequeñas granjas francesas. Su lema es: "Quiero demostrar que, con una agricultura sólida y sostenible, el mundo de la gastronomía tiene hermosos días por delante".

  

  
    Imagen del restaurante Marxito en París
Para el fichaje de su staff ha apostado por graduados de su escuela culinaria para jóvenes desfavorecidos. Por su parte Ora-ïto, el socio de diseño de Marxito, ha creado un ambiente limpio, ligero y fresco como la comida. La estancia está bañada por un suave color rosa salmón. Una sucesión de paneles retro iluminados desciende del techo para convertirse en mesas, reflejadas en una pared de espejos mientras que sus sillas de cuero de haya y beige están firmadas por Cassina.
El diseñador explica: "Esto es comida rápida, no es preciosa, por lo que queríamos un espacio que fuera simple y fácil de duplicar". La alianza de un requisito fuerte en la calidad de la comida diaria y un diseño que combina belleza y funcionalidad es la premisa de la combinación de dos talentos y un manifiesto: comer rápido, pero comer sano.

  

  
    Imagen del restaurante Marxito en París