Más que jugar crear conciencia hero asset

07/09/2018

MÁS QUE JUGAR, CREAR CONCIENCIA

La empresa de diseño ecoBirdy está cerca de convertirse en un nombre insigne en el camino hacia un mobiliario infantil sostenible y ecológico. Esta marca europea ha sido la primera en desarrollar una colección fabricada a base de desechos plásticos reciclados al 100% extraídos de juguetes sin usar.
Los residuos de plástico utilizados para fabricar dichos productos se clasifican, limpian y se controlan a niveles de calidad durante el proceso de reciclaje, lo que significa que también son seguros 100% para los más pequeños. Sus piezas icónicas son Luisa the Table, Charlie the Chair y Kiwi the Storage container, todas con un acabado moteado como resultado del ensamble de todas las piezas de plástico.
Sus diseñadores con sede en Amberes, Vanessa Yuan y Joris Vanbriel trabajaron en este concepto durante dos años. El interés en la sostenibilidad y la educación en torno a las responsabilidades ambientales actuaron como un catalizador para su investigación y desarrollo.

  

  
    Imagen de los productos de mobiliario infantil ecológico ecoBirdy
Según aseguran estos diseñadores, el 90% de los juguetes para bebés y niños pequeños están fabricados a base de plástico en su totalidad y cuentan con una vida media de tan solo 6 meses. EcoBirdy tiene como objetivo dotar de una nueva vida a estos juguetes de plástico.
Tal es su compromiso que incluso han llevado a cabo el diseño de un libro de cuentos y un programa escolar para introducir a los jóvenes en la economía circular e inspirarlos a contribuir a un futuro más sostenible. El diseño, el reciclaje y la producción de muebles ecoBirdy se hacen en su totalidad en Europa.

  

  
    Imagen de los productos de mobiliario infantil ecológico ecoBirdy