Soho House Barcelona hero asset

22 /06 / 2017

SOHO HOUSE BARCELONA

Uno de los clubs más selectos y cool del escenario cosmopolita acaba de abrir nueva sede en pleno barrio gótico, concretamente en la plaza Duc de Medinaceli frente a otro club de referencia en la ciudad: el Marítimo. Se trata de un lugar no apto para cualquiera.

Para pertenecer al mismo es necesario tener una profesión "creativa" y venir avalado por dos miembros, además de pagar los 1.500 euros anuales, 1.800 si se quiere acceder al resto de sus casas ubicadas en Londres, Nueva York, Berlín, Chicago, Los Ángeles y Estambul.
“Por favor, absténgase de llevar ropa de trabajo dentro de Soho House” reza la tarjeta de cada habitación de esta casa cuyo único espacio abierto al sus l spa. Dentr de iera y para oosmopolita Tachi (centro fectos beneficiosos para ntidad de tu melena. Si a todo esto le añadimpúblico es su spa. Aunque cada proyecto de la cadena Soho House Barcelona tiene su propia personalidad, la máxima es ofrecer una atmósfera relajada donde nada se deja al azar.
Soho House Barcelona combina elegancia retro, detalles de estética industrial y elegantes materiales naturales. El fundador del grupo, el británico Nick Jones, es experto en llevar al límite todos los detalles. Su objetivo principal es tratar de captar la esencia del lugar donde lo principal es ahondar en la historia de la ciudad y el efecto que esta tiene en su equipo de diseñadores.
De esta manera, todas sus casas son diferentes pero pertenecen a una misma familia; son como primas lejanas que parten de su primer club, ubicado encima de un café parisino regentando en el Soho londinense.
Emplazado en un edificio del siglo XIX, Soho House Barcelona, el edificio presume de una clásica bóveda catalana y el conjunto, tras la oportuna restauración, desprende una calidez muy mediterránea.
Socios y huéspedes tienen sus puntos de encuentro en la azotea, cuya piscina mira a Port Vell, el restaurante, el bar, los distintos salones y la barbería/peluquería, como sacada de una película. Su oferta gastronómica también es llevada al detalle. Su carta respira aire español y se puede degustar tanto en el restaurante como en la piscina y otros espacios.