Tesoros para el paladar hero asset

21/02/2020

TESOROS PARA EL PALADAR

Acánthum, un restaurante para enamorarse de Huelva.

  

  
    Imagen del restaurante Acánthum en Huelva
El amor del chef Xanty Elías por Huelva, la ciudad que le vio nacer, ha marcado profundamente su cocina y, por ende, la de su restaurante Acánthum, abierto desde 2011 y donde obtuvo su primera estrella Michelin en el 2016.
Elías cocina desde la libertad y le gusta desafiar los usos y costumbres establecidos. La suya es una cocina que parte del territorio, que atiende a la temporalidad y que interpreta con una óptica personalísima los productos de toda la provincia de Huelva y presta sobresaliente atención a la técnica y cocciones. Fruto de la exploración y conocimiento profundo del entorno, y de una mirada muy honesta, propone impecables platos a partir de la pasión y debilidad que le provocan alimentos sencillos pero muy versátiles.
A través de los ingredientes y de las elaboraciones, narra una historia, la suya, la de su entorno y lugar de origen. El 95% de los ingredientes son locales y, en función de lo mejor de la lonja, del mercado y de pequeños productores, cobran protagonismo salmonetes y otros pescados de roca, galeras, gambas, langostinos de trasmallo y cigalas. Solo cuando es el momento óptimo, llegan a la cocina, cómo no, pescados azules como la caballa y el boquerón, el atún de almadraba y la corvina blanca…

  

  
    Imagen del restaurante Acánthum en Huelva
En el apartado vegetal, siempre de alta calidad y frescura, se saborean guisantes, alcachofas, habas y setas. Cuando se acerca el otoño, la caza mayor y menor son claves. Y claro está, durante todo el año, excepcional aceite de oliva y jamón ibérico de bellota, así como otros productos elaborados del cerdo.
Algunos de sus platos convertidos ya en clásicos son: Tartar de jarrete de jamón ibérico de bellota con mostaza helada y yema de corral curada; Infusión de chocos y sus tallarines; Coliflor y regaliz con caldo fermentado de verduras y setas; Cocochas de corvina al pipil tradicional; Tartar de gamba blanca de Huelva y tuétano.
Acánthum tiene un salón principal con capacidad para 24 comensales y en la barra, para 2-6 personas. Existe una zona en la que vivir otro tipo de experiencias, todavía más cerca del chef, porque es él quien cocina en la propia mesa ante un máximo de diez comensales. Es El Taller,área destinada a I+D y donde también se celebran menús temáticos, por ejemplo, en torno al estero y el pescado de cercanía o catas verticales de 5J. En cuanto al vino, Huelva y sus bodegas ocupan un capítulo fundamental. Por ejemplo, Contreras Ruiz, Sauci, Diezmo Nuevo, Privilegio, Castillo de Andrade, Iglesias, Garay y Delea A Marca. Por todo ello, Acánthum es la pista imprescindible para los gourmands que viajan guiados por su apetito, que desean vivir en primera persona una experiencia gastronómica única y que valoran cuando el servicio, además, destila profesionalidad y cercanía.

  

  
    Imagen del restaurante Acánthum en Huelva