Una propuesta de enoturismo única hero asset

18/01/2021

UNA PROPUESTA DE ENOTURISMO ÚNICA

El Grifo, la bodega más antigua de Lanzarote, brinda una inmersión absoluta en la historia del vino que incluye un museo que atesora más de 500 piezas únicas.

  

  
    Imagen de la bodega El Grifo
Las bodegas de El Grifo cuentan con más de 200 años de historia, tal y como prueba su lagar cubierto, que data de 1775, como se deduce de la inscripción fundacional, que fue levantado por el Venerable Beneficiado de la iglesia parroquial de Teguise D. Antonio de Torres Ribera (1725-1807). En sus 245 años de funcionamiento, estas bodegas han sido propiedad en su mayor parte de mujeres, que además ejercieron la dirección sin tutelas. Es el caso de las hermanas Antonia y Rosalía de Castro, propietarias ambas de durante 50 años en el siglo XIX. Durante casi cien años, desde 1880, fueron dos mujeres de la familia actual las que dirigieron El Grifo: la madre de los actuales propietarios (los hermanos Juan José y Fermín Otamendi), Antonia Rodríguez Bethencourt, y antes, su madre, Manuela García Parrilla.
Luchadores incansables y amigos del progreso, en 1905 El Grifo sustituyó la prensa de viga por una hidráulica. Unos años después, en 1935, también fueron pioneros en el embotellado, como acredita, la llenadora y la etiquetadora semi-automáticas expuestas en el museo. Fue a partir de los años ochenta cuando revolucionaron los métodos y tipos de vino de Canarias. Así, introdujeron el inox en vinificación, los equipos de frío y las prensas de membrana.

  

  
    Imagen de la bodega El Grifo

De bodegas a museo

La creación del Museo El Grifo encuentra su germen en César Manrique, ya que, cuando en 1981 se iniciaron las obras en la bodega para introducir depósitos de acero inoxidable el artista pidió no alterar en nada la antigua bodega, lo que obligó a la familia propietaria a dedicarla a museo, que hoy puede visitarse, gracias a su clarividencia.
En la actualidad, en este museo se expone la pequeña maquinaria y los útiles empleados en la viña y en la vinificación, desde el comienzo y hasta mediados del siglo XX. Por ejemplo: la prensa hidráulica, despalilladora y bomba, fabricadas en Alemania en el siglo XIX y adquiridas de segunda mano en 1905 de una bodega alemana que hubo en Lanzarote hasta esa fecha.
Junto con el museo, El Grifo atesora más joyas. Hablamos de 5.000 volúmenes en torno al vino, la agricultura y Canarias. Su biblioteca, de acceso restringido, fue inaugurada por José Hierro en 1998. Por otra parte, José Saramago descubrió la placa del 225 aniversario de la bodega, en el que pronunció unas palabras que se conservan enmarcadas en la biblioteca.
Junto con el museo, El Grifo atesora más joyas. Hablamos de 5.000 volúmenes en torno al vino, la agricultura y Canarias. Su biblioteca, de acceso restringido, fue inaugurada por José Hierro en 1998. Por otra parte, José Saramago descubrió la placa del 225 aniversario de la bodega, en el que pronunció unas palabras que se conservan enmarcadas en la biblioteca.
El precio de la visita de aproximadamente 45 minutos, que incluye la cata de dos referencias, es a partir de 15 €. En el momento actual, las visitas guiadas tienen lugar de lunes a viernes a las 11 h.

  

  
    Imagen de la bodega El Grifo