Cocina entre mares hero asset

27/09/2021

COCINA ENTRE MARES

Hugo Ruiz desembarca en Madrid el sabor de sus particulares recetas con la apertura de Bugao.
        Imagen del restaurante Bugao
Tras más de diez años conquistando al público desde sus restaurantes de Ceuta – Piscolabis y Bugao -, Hugo Ruiz aceptó el reto de abrir su primer restaurante en Madrid, embarcándose en esta nueva aventura en cuerpo y alma. El pasado agosto, tras un año de intenso trabajo, Bugao Madrid vio la luz y abrió sus puertas en pleno corazón de la ciudad (Calle María de Molina, 4) para tomar la capital con su “Cocina entre mares”, una propuesta gastronómica que se ha convertido en el sello de identidad del chef y que se basa fundamentalmente en el pescado del Estrecho y la cocina de mercado, jugando siempre con la estacionalidad del producto.

Doble propuesta

Desde sus orígenes en Ceuta, Bugao se ha cimentado sobre unos pilares fundamentales que Hugo destaca como prioritarios: “Para nosotros la calidad del producto es fundamental pero sin duda, la experiencia, profesionalidad y, por supuesto, la pasión con la que este equipo trabaja como un todo contribuye definitivamente al logro de nuestras metas y resultados satisfactorios”. Estos mismos valores se trasladan ahora a la capital para ofrecer al cliente una experiencia redonda en su doble propuesta gastronómica, Gastrobar y Gourmet. Así, Bugao Madrid se compone de dos espacios que cuentan con su propia carta y que ofrecen experiencias a medida para diferentes momentos y ocasiones, pero con un denominador común: la máxima calidad del producto y el atún y el cerdo como productos icónicos de la cocina de Hugo Ruiz.

Inspiración piscolabis

En la planta baja se encuentra el Gastrobar, un espacio alegre, divertido, elegante pero informal, con una gran cocina vista y una estética fresca y relajada. Esta estancia comparte altura y carta con la barra y la terraza y toma su inspiración de Piscolabis, el proyecto más informal de Hugo Ruiz en Ceuta. Como él mismo subraya: “Los grandes protagonistas aquí serán las tapas, los montaditos, platos en crudo y cortes sencillos de pescado y carne, sin olvidar las verduras y los ibéricos. Además, el comensal tendrá mucha interacción con los platos al poder jugar con las porciones que desee”.
        Imagen del restaurante Bugao

Zona gourmet

Por otro lado, el restaurante Gourmet ofrece un servicio exquisito en un entorno elegante y acogedor en el que deleitarse con la Alta Cocina de Hugo Ruiz, cuya carta es un homenaje a la cocina de Bugao Ceuta, ya que incorpora algunos de los platos y creaciones que han conquistado al público ceutí como la tosta de tarantelo con trufa negra, tomate y mayonesa de soja; la ensaladilla rusa de gambas y langostinos; la coca de quisquillas y la famosa crema de arroz con leche, el postre de Hugo más emblemático de Casa Gerardo. Así mismo, habrá una considerable rotación de platos teniendo muy en cuenta la temporada y estacionalidad del producto, todos ellos emplatados de forma individual y con una original puesta en escena en la que como adelanta el cocinero ceutí “el equipo de sala tendrá un rol muy destacado”.
El espacio Gourmet cuenta con los platos más icónicos de la Alta Cocina de Hugo Ruiz como la almeja gallega de cuchillo con vermouth blanco, guisante baby y sus germinados o la tosta de tarantelo de atún rojo con soja, tomate y trufa negra.

Interiorismo a la última

Otro de los valores diferenciales de Bugao Madrid es su increíble proyecto de interiorismo, que ha estado en manos de la arquitecta e interiorista Silvia Picar, quien se ha inspirado en la Cádiz más colonial y en la Marbella de Alfonso de Hohenlohe para recrear la arquitectura de los pueblos del Mediterráneo y su vínculo con el mundo árabe a través de viguerías, paredes encaladas y suelos de barro. Los espacios a doble altura combinados con otros más contenidos y la entreplanta abaldonada han ayudado a diferenciar los ambientes, que desprenden creatividad y contrastes y juegan con la variedad de estampados, texturas y vegetación para crear un elegante collage estético.
        Imagen del restaurante Bugao