David Bailey bien merece un Sumo hero asset

01/05/2019

DAVID BAILEY BIEN MERECE UN SUMO

El fotógrafo británico David Bailey fue responsable de algunos de los retratos de estudio más icónicos de los años sesenta.

  

  
    Imagen del Sumo de David Bailey editado por Taschen
Por su objetivo pasaron personajes de la talla de Brigitte Bardot, Diana Vreeland, John Lennon, Paul McCartney, Andy Warhol o Mick Jagger y su trabajo acercó a estas celebridades a la lente de la cámara con el fondo blanco más puro. Ahora, su mayor retrospectiva se publicará el 1 de mayo en un libro sin referentes publicado por Taschen y en tamaño XXL.
David Bailey cuenta con 300 retratos famosos tomados desde la década de 1950 hasta 2010 e incluye imágenes de Nelson Mandela, Bill Gates o la reina. Con una iluminación dramática y tomas muy recortadas, Bailey comenzó su carrera como fotógrafo de moda en British Vogue en la década de 1960. Conoció a su musa y novia, la supermodelo Jean Shrimpton, en el techo de las oficinas de Vogue. Ambos se convirtieron en grandes iconos del movimiento Swinging.
Bailey trabajó para Vogue durante 15 años y más tarde se centraría en fotografía de cine y color. Esta obra de Taschen es la culminación de dos años de investigación en sus archivos personales. "No sé lo que hago", dijo Bailey una vez. "Todo lo que sé es que cuando otras personas hacen fondos blancos, se ven como imágenes de pasaporte".

  

  
    Imagen del Sumo de David Bailey editado por Taschen
En 1965, el fotógrafo de moda y retratista David Bailey publicó su revolucionario libro Box Of Pin-Ups, que lo consagró como creador de tendencias de moda londinense en 1960 —Mick Jagger fue testigo de su boda con Catherine Deneuve— y sirvió de inspiración al clásico del cine Blow Up.
Bailey canalizó la energía de la cultura callejera londinense como nadie y creó un nuevo estilo con una despreocupada frescura. Inspirándose en el Movimiento Moderno, aportó agilidad e inmediatez al usar una perspectiva directa desde la década de 1960 hasta hoy, Bailey nunca ha dejado de trabajar y ensanchar los límites de su obra como retratista provocador, y hoy es reconocido como uno de los grandes fotógrafos de posguerra.
Como escribe su amigo Damien Hirst en el prólogo: “Es el gran maestro en su arte y ha creado un lenguaje visual alucinante”. El título en cuestión es una edición limitada de 3.000 ejemplares numerados y firmados, cada uno acompañado de un atril diseñado por Marc Newson y cuatro sobrecubiertas con imágenes de John Lennon y Paul McCartney, Jean Shrimpton, Mick Jagger y Andy Warhol. Más que un libro, esta publicación de Taschen es una obra de arte en sí misma.