Desde Mallorca con amor hero asset

29/08/2018

DESDE MALLORCA, CON AMOR

Anja Rubik o Mario Sorrenti son algunas de las celebridades que acuden a refugiarse al Hotel Belmond La Residencia, en el norte de Mallorca. El hotel inaugura este verano una suite muy especial, la No. 67.
Con su reluciente piscina y patio de piedra, esta lujosa estancia imita el estilo de una villa Mediterránea y su decoración interior está inspirada en las casas californianas de los años 50. Papeles de pared, mesas de madera, sofás de pluma de avestruz y cojines de Gucci le dan un toque magistral de decadencia vintage. ¿Se te ocurre un lugar más ideal para disfrutar del verano?
Belmond La Residencia, se encuentra ubicado en el idílico pueblo de Deià, Mallorca. La joya de la corona, su Suite No. 67, creada por el aclamado diseñador británico Matthew Williamson se ha convertido en uno de los lugares más codiciados de la isla.
"Me enamoré de Deià desde el primer momento en que lo visité. Es uno de los lugares donde me siento más creativo y fue un punto de partida natural y maravilloso para todo el concepto de suite de hotel ", afirma Matthew.
Este espacio, único en el mundo, rezuma una especie de decadencia rústica con los vivos colores característicos de Williamson; diseños modernos pero lúdicos, fauna dibujada a mano, motivos florales y texturas de lujo conforman este maravilloso ecosistema. Respetando la identidad y filosofía del hotel, el diseñador inyecta su propio ADN, mejorando la Suite 67 con su magia interior y detalles increíbles.

  

  
    Interior del Hotel Belmond La Residencia en Mallorca
Y es que cada rincón de esta suite tiene una atmósfera única, en esencia es como una casa privada dentro de un hotel que te transporta nada más poner un pie en la misma. "Las baldosas de cerámica pintadas a mano de Balineum en la entrada hacen referencia a la clásica vida mediterránea al aire libre y mantienen este nuevo recinto fresco en los largos y calurosos días de verano.
El jardín ofrece vistas hermosas a la montaña y proporciona paz, algo parecido a estar en Palm Springs, que nos recuerda el glamour de la década de 1950 en California ", afirma el diseñador. En su interior (la suite consta de un amplio dormitorio, un baño acogedor y una sala de estar de lujo) los elementos están cuidadosamente seleccionados y proceden de diferentes regiones del mundo, pensadas para crear un refugio privado único en su tipología.
Lámparas de cerámica hechas a mano en Portugal con tonos impresos en bloques agregan un ambiente íntimo y acogedor. El arte botánico de John Derion, enmarcado en el salón, hace alusión a su exterior y celebra la gran variedad de flora y fauna de la isla. El llamativo papel y el tapizado del diseñador adornan algunas de las paredes y muebles, complementados con mobiliario internacional a medida y piezas individuales de origen local de Mallorca, que crean un equilibrio idílico entre elementos contemporáneos y clásicos.
Algunos de los favoritos de Matthew son los armarios pintados a mano en el pasillo que conectan las dos habitaciones. "Estos armarios llevan la carpintería tradicional española a un nivel completamente nuevo. Ramos de flores meticulosamente pintados adornan la fachada con un efecto de pátina turquesa que se suma al encanto rústico de la suite ".
Artículos cuidadosamente seleccionados que incluyen cristalería vintage, unidades de madera hechas a medida, una lámpara de plumas de avestruz y alfombras de terciopelo han sido seleccionadas para realzar un esquema de color distintivo y fabuloso que invita a los viajeros contemporáneos con gusto por el patrimonio a saborear un espacio, a relajarse, disfrutar, escapar y soñar ..." No se puede pedir más.

  

  
    Interior del Hotel Belmond La Residencia en Mallorca