El cine vuelve a la Sala Equis hero asset

10 /01 / 2018

EL CINE VUELVE A LA SALA EQUIS

Pocos lugares existen en Madrid tan aptos para que puedan darse situaciones mágicas de la mano de la performance y el cine como es Sala Equis. Ubicado en el espacio que diera vida al último cine X que quedaba en la capital, estos más de 700 metros cuadrados aún guardan el aire a II República de la época que le vio nacer.
Su actual restauración le ubica de nuevo en nuestro tiempo presente y sus posibilidades son prácticamente infinitas. Sala Equis nace con una gran premisa: incorporarse a la creación de las grandes historias que se cuecen en Madrid como agitador cultural gracias a esa herramienta de calado incomparable que es el cine.
Ciclos únicos, conciertos acústicos y diferentes formatos de presentación escénica darán vida a los planes que sus propios creadores, el equipo responsable del espacio El Imparcial, quisieron vivir siempre en esta ciudad de luces. Sala equis es más que un negocio, es un sueño cumplido.
Con diferentes áreas dedicadas al cine, sin dejar de lado la gastronomía, este gran multiespacio pretende ser un lugar de colectividad y de ocio no convencional en este palacete de 1913 que en 1933 albergara la redacción del diario El Imparcial y que en los años 80 pasara a ser una Sala X, sobreviviendo a varios intentos de demolición.
En esta ocasión, los encargados de volver a poner en marcha el proyector y dotarlo de nueva vida ha sido el colectivo de socios de El Imparcial en colaboración con el estudio de arquitectura e interiorismo Plantea y la empresa Payser Big&Small.
Sala Equis es un lugar para la acción y los sueños. Lo sabrás en cuanto cruces la pasarela de su terraza de entrada techada que recibe a sus múltiples, aún curiosos, visitantes. Un recibidor que ya desde su inicio invita a ser una zona de debate con mesas bajas donde tomar un refrigerio.
A continuación, pasarás a su Sala Plaza, que según las palabras de sus propios ideólogos conserva el espíritu de una “plaza en fiestas” protagonizada por un gran lucernario que deja entrar luz natural, una gran pantalla de proyección, barra con selección de propuestas gastronómicas, bancadas de madera, tumbonas y columpios que se acompañan de una inmensa vegetación.
Títulos como “Charada”, “Dunkerque”, “El otro lado de la Esperanza”; o ciclos dedicados a Audrey Hepburn te esperan este mes de enero en Sala Equis en su sala privada de cine con ambigú que, aunque lleva semanas en funcionamiento, este 16 de enero celebrará por todo lo alto la apertura de sus puertas. Sin duda un lugar para conocer, pero sobre todo para ser vivido.