El Louvre de Abu Dabi hero asset

05 /12 / 2017

EL LOUVRE DE ABU DABI

Junto a los futuros Guggenheim de Frank Gehry, Centro de Artes Escénicas de Zaha Hadid, Museo Zayed de Norman Foster y Museo Marítimo de Tadao Ando, el pasado mes de noviembre abrió sus puertas el primer Louvre en el extranjero, una pinacoteca universal centrada en historias humanas compartidas entre civilizaciones.
La franquicia árabe, cuya construcción comenzó el 26 de mayo de 2009 y cuyo presupuesto supera los 500 millones de euros, representa una media de 55 edificios entre los que se distribuyen 12 galerías, un auditorio, un museo infantil, una zona de investigación, tiendas y restaurantes. Su estructura está basada en uno de los principales símbolos de la cultura árabe: la cúpula.
«Cualquier persona puede identificarse con algo en este museo: una pintura, un artefacto, un sentimiento. Es un lugar abierto al mundo», subrayó Mohamed Khalifa Al Mubarak, presidente del Departamento de Cultura y Turismo de Abu Dabi, durante la presentación del espacio.
Su diámetro de 180 metros ofrece una geometría perforada aleatoriamente que crea una sombra punteada con ráfagas de sol, provocando lo que su arquitecto y diseñador, Jean Nouvel, calificó como «lluvia de luz».
Desde que se anunció la fecha de su apertura en septiembre, salieron cada dos días aviones de París hacia Abu Dabi con tesoros nacionales.
Entre los exquisitos pasajeros estaban un autorretrato de van Gogh, la pintura La estación Saint-Lazare hecha por Monet en 1877 y Napoleón: el retrato del emperador cruzando los Alpes en un caballo blanco, de Jacques-Louis David.