entrena con tu propio cuerpo hero asset

24/04/2020

ENTRENA CON TU PROPIO CUERPO

La ley de la gravedad: la mejor aliada en tus entrenamientos
La técnica de entrenar con el propio cuerpo, también llamada “calistenia” -una palabra que viene del griego kallos (belleza) y sthenos (fortaleza)-, permite utilizar el peso corporal para desarrollar fuerza, equilibrio, control, movilidad y flexibilidad. Este sistema de entrenamiento se perfila como una práctica ideal para hacer en casa:
No es necesario ir al gimnasio ni disponer de mucho espacio para practicar calistenia: tan sólo tienes que ponerte ropa cómoda y echarle ganas.
Es un entrenamiento completo, ya que la mayoría de los ejercicios de esta técnica involucran numerosos músculos.
Es eficaz quemando grasa, pues sus rutinas son perfectas para hacer entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT, según sus siglas en inglés) y ejercicios de repeticiones.
Te proponemos tres ejercicios para empezar a entrenar con tu propio cuerpo:

SENTADILLAS

Se trata de uno de los ejercicios más completos que pueden hacerse con el peso corporal, ya que implica grandes grupos musculares, sobre todo de la parte inferior (piernas y glúteos), aunque también exige un importante trabajo abdominal para mantener la postura. Existen muchas variaciones de sentadillas (al aire -que es la clásica -, con apoyo en la pared, con brazos extendidos, con salto, etc.), pero lo más importante en todas ellas es bajar hasta donde se pueda sin levantar los pies del suelo, manteniendo la espalda recta.+

FLEXIONES

Con esta práctica se ejercita sobre todo el tren superior, especialmente los pectorales, los deltoides y los tríceps. La musculatura abdominal en este ejercicio también tiene el papel de mantener el cuerpo en la posición correcta. Los debutantes deben empezar a realizar este ejercicio apoyándose sobre las rodillas, hasta tener fuerza suficiente en los brazos para poner el apoyo en las puntas de los pies. El apoyo de las manos también puede ir cambiando (más alejadas entre sí, con puño, palmada, etc.), conforme se va ganando práctica.

PUENTE

Los ejercicios de calistenia también son eficaces para trabajar la cadena posterior. Subir a la posición de puente hace que se fortalezca la parte posterior de las piernas (glúteos e isquiotibiales) y la zona lumbar y dorsal de la espalda. El abdomen también trabaja duro en este ejercicio, ya que sobre sus músculos recae la responsabilidad de realizar una correcta ejecución del movimiento. Los brazos cumplen su papel en el puente, ya que ayudan a mantener el equilibrio. Existen múltiples variedades de este ejercicio: con los brazos apoyados sobre el suelo o levantados, con una sola pierna o con las dos, etc. La complejidad de estos ejercicios irá elevándose a medida que se vaya ganando equilibrio y seguridad.