Madrid respira futuro hero asset

12/01/2019

CIUDADES LEXUS | MADRID RESPIRA FUTURO

Pasear por el centro sin convivir con cantidades ingentes de humo, contemplar las estrellas, o disfrutar de zonas repensadas para disfrutar y fundirse con el entorno y la naturaleza, como Casa de Campo o Madrid Río, comienza a ser la tónica general en la capital madrileña.

  

  
    Imagen de uno de los lugares representativos de la ciudad de Madrid
Madrid ha comprendido que el futuro de una ciudad que quiere sentirse viva pasa por ser sostenible. Ahora es más sostenible que hace diez años, y lo será probablemente mucho más dentro de otros diez. No es de extrañar que el índice sobre Ciudades Sostenibles 2018 sitúe a esta ciudad, junto a Barcelona, entre las 30 ciudades más sostenibles del mundo.
Arcadis, firma global en diseño y consultoría para activos naturales y construidos, publicó a finales del pasado año un medidor de sostenibilidad que analiza cada ciudad desde el punto de vista de sus habitantes. Los resultados de este índice se sustentan en tres pilares fundamentales: Personas (calidad de vida y oportunidades sociales), Planeta (uso energético, contaminación y emisiones) y Beneficio (entorno empresarial y desempeño económico). Tres pilares que están estrechamente alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) promovidos por Naciones Unidas.
Según este índice, en el cómputo global Madrid ocuparía el puesto 21º de la lista. Incluso, si nos centramos únicamente en factores medioambientales su posición mejoraría hasta llegar al puesto 15º. En términos medioambientales, los aspectos mejor evaluados serían las emisiones de CO2, el uso energético y los incentivos al coche eléctrico. Los dos aspectos mejor valorados serían las infraestructuras de transportes y la conectividad desde el punto de vista de red de internet y móvil, donde se encuentra entre las 20 primeras posiciones. Sin duda, todos estos datos suponen una mejora considerable en la calidad de vida de sus habitantes y un hito a celebrar.

  

  
    Imagen de uno de los lugares representativos de la ciudad de Madrid
"Ojalá Madrid sea cada vez más de todos, más solidaria, más sostenible y más creativa". Estas palabras de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en su discurso de broche final en la cabalgata de Reyes Magos 2019 hace unos días, ponía el acento en el sueño de un Madrid que sea “más de todos”. Por suerte, en materia de sostenibilidad, este sueño comienza a hacerse realidad de la mano de proyectos no exentos de polémica como Madrid Central.
Dicho proyecto ha supuesto un cambio histórico (su objetivo principal es restringir el tráfico de paso y el más contaminante en el centro de la ciudad) y pone en la vanguardia a la ciudad de Madrid por sus mejoras de movilidad y su lucha frontal contra la contaminación. De hecho, capitales como París o Berlín ya están imitando este modelo de capital sostenible que en tan solo un mes de vida ha logrado disminuir la intensidad del tráfico en Gran Vía a un 30,48% respecto a 2017. Esta gran medida, sumada a los habituales protocolos anticontaminación, pone a Madrid en el punto de mira.
Por su parte, la Comunidad de Madrid destinó 500.000 euros en 2018 al desarrollo de 13 proyectos ambientales más destacados desarrollados por 11 entidades sin ánimo de lucro y vinculados a la recuperación de fauna silvestre o rapaces nocturnas, así como al estudio y salvamento de la población de la población del aguilucho cenizo y pálido o la revisión del estado de conservación de las aves amenazadas de la región. A estas ayudas se unen, según puntualizó en un comunicado el director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid, Luis del Olmo, propuestas en materia de calidad de gestión cinegética o mejora de la atención hospitalaria a animales en peligro de extinción.
En la convocatoria participaron 37 entidades que presentaron un total de 50 proyectos, de los que serán subvencionados aquellos destinados a la conservación de la flora y fauna y a la mejora de los hábitats de interés comunitario en la Comunidad de Madrid, así como al uso público y sostenible del medio natural, la compatibilidad de actividades deportivas y la integración de actividades tradicionales en el medio natural, con un especial cuidado al medio ambiente.

  

  
    Imagen de uno de los lugares representativos de la ciudad de Madrid