más que humanas hero asset

11/10/2019

MÁS QUE HUMANAS

Música y telas de araña al servicio del arte en el Thyssen-Bornemisza.

  

  
    Imagen de la exposición Más que humanas
Del 25 de septiembre al 1 de diciembre de 2019, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza y Thyssen- Bornemisza Art Contemporary (TBA21) presentan una exposición de arte contemporáneo con obras clave de dos de los principales artistas del ámbito internacional: Dominique Gonzalez-Foerster y Tomás Saraceno. La muestra invita a reflexionar sobre las tecnologías humanas y no humanas, la cultura del Antropoceno, nuestra propia inteligencia y la de otras especies y la atracción y el poder de lo desconocido. Más-que-humanas es la tercera colaboración entre ambas instituciones y ofrece, además, un amplio y significativo programa de actividades públicas.
Dominique Gonzalez-Foerster se inspira en el modernismo, la arquitectura, la literatura y el cine, aunque su interés se centra no tanto en la narración como en el placer producido por la atmósfera de la imagen. En la ilusión holográfica OPERA (QM.15) (2016), la artista aparece caracterizada como la cantante Maria Callas y sincroniza el movimiento de sus labios con el sonido de algunas de sus arias más famosas. Proyectada en un espacio oscuro, su figura parece una aparición fantasmagórica de la propia Callas.
La obra forma parte de una serie en la que la artista adopta la identidad de personajes famosos fallecidos, como las actrices Marilyn Monroe o Sarah Bernhardt. El trabajo se basa en la historia de la fotografía, los comienzos del cine y en lo sobrenatural y se plantea como “una especie de sesión de espiritismo”, según Gonzalez-Foerster.

  

  
    Imagen de la exposición Más que humanas
Tomás Saraceno es conocido por proyectos de investigación, como Aerocene (una investigación sobre medios de transporte alternativos que no requieren combustible fósil), y por sus colaboraciones con arañas. Aracnólogos, entomólogos, etólogos y geógrafos trabajan en su estudio para explorar las complejas formas de la arquitectura o la cultura arácnida.
El artista presenta, entre otros trabajos recientes, la instalación ¿Cómo atrapar el universo en una telaraña? (2018). La obra forma parte de sus célebres estudios sobre las telas de araña, cuyas complejas estructuras parecen pequeños universos que superan muchas de las construcciones hechas por los humanos. Saraceno amplifica sus vibraciones, como si fueran instrumentos musicales, haciéndolas audibles para el oído humano. Estos paisajes flotantes enredados crean conexiones sensoriales y vivas a través de los ecosistemas, resonando entre los visitantes para crear una conciencia más plena de las voces no escuchadas e inadvertidas que nos rodean.
En Más-que-humanas la comisaria de la exposición, Stefanie Hessler, vincula la capacidad de las arañas de percibir e interpretar vibraciones con las vibraciones de las cuerdas vocales de los cantantes de ópera, que llegan a provocar experiencias conmovedoras entre el público que escucha: “los patrones de las telarañas tienen cierto parecido con las figuras matemáticas de la música. Ambos están repletos de sensualidad: la sedosa elasticidad de la tela de araña que responde a su entorno por medio de vibraciones y la voz del cantante que hace vibrar el cuerpo de quien escucha. (…) Las dos nos invitan a alcanzar la armonía con nuestro entorno y a sentir aquello que existe más allá de la retina, más allá del ámbito de los visible.”

  

  
    Imagen de la exposición Más que humanas