pequeños gestos hero asset

23/08/2018

PEQUEÑOS GESTOS QUE SALVAN EL OCÉANO

Lo que estás viendo no son simples ganchos en tonos pastel de mármol sólido. La realidad es que están fabricados a base de plástico marino reciclado.
La marca australiana de artículos para el hogar Spark&Burnish en colaboración con Andrew Simpson, miembro del estudio de diseño industrial Vert Design con sede en Sydney, son los creadores de la iniciativa Ocean Plastic Knob, una colección de pequeños mangos que también pueden usarse como ganchos de pared.
El proyecto está destinado a recaudar dinero para dos organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan para eliminar los desechos plásticos de los océanos. "La premisa era simple", explicó Priyanka Rao de Spark & Burnish.
"Tanto desperdicio creado por el consumo del hogar… ¿por qué no crear un objeto atractivo y funcional para que recuerde nos recuerde y ayude a reconsiderar el consumo de envases de plástico?" "Tenemos la suerte en Australia de tener una diversidad tan rica de vida marina y acceso al mar que nuestro papel debe empezar por considerar cuidadosamente nuestro impacto en él, ya que la salud de nuestros arrecifes y océanos afecta al ecosistema a nivel mundial" explicó.

  

  
    Ganchos de plástico marino reciclado de Spark Burnish
Ahora ya sabes porque estos mangos fabricados con plástico recogido por la organización de conservación del océano Sea Shepard Australia no son simples mangos. Los fondos recaudados por esta organización se destinan a su programa de recolección Marine Debris, que trabaja en la actualidad para limpiar la costa australiana.
Además, un porcentaje de los ingresos de las ventas de Ocean Plastic Knob se donan a la Great Barrier Reef Foundation, para ayudar a financiar proyectos a gran escala que desarrollan soluciones a las numerosas amenazas que enfrenta el arrecife de coral más grande del mundo. "Al comprar solo un artículo, puedes contribuir al trabajo de grandes organizaciones sin fines de lucro que trabajan incansablemente para proteger nuestro océano", explicaba Rao.
Las asas se hacen descomponiendo el plástico de desecho en gránulos, que luego se calientan y vierten en moldes. Se fabrican bajo encargo y, gracias a la naturaleza de la técnica, cada uno tiene una apariencia única. Está disponible en cuatro colores (rosa, negro, gris y verde), y miden 50 milímetros de diámetro con una proyección de 35 milímetros.
Ocean Plastic Knob es el último de una serie de nuevos productos fabricados a base de plástico marino reciclado, a medida que las personas se vuelven cada vez más conscientes del impacto ambiental del plástico virgen. Otros productos recientes que incorporan plástico oceánico incluyen una colección de calzado de la marca de moda española Ecoalf, que se fabrica con hilo hilado de botellas de plástico viejas y una camisa hawaiana del diseñador español Adolfo Correa.